Dos número 1

Nadal y Federer, por Andrés

El domingo vivimos otro apasionante duelo entre Rafa Nadal y Roger Federer. Otra final en otro Grand Slam. El mejor tenista de la historia contra el número 1 del mundo. Cada encuentro entre estos dos tenistas es una obra de arte, un privilegio que tardará en repetirse. Y que siempre se enfrenten en finales no hace sino confirmarlos como los más grandes, como dos deportistas que han marcado época.

Entre los dos consiguen cada vez que se baten que no respete la siesta del domingo, pese a haberme engullido medio cordero en casa de mi madre, con su consiguiente par de gintonics en el peloteo. Noto cómo caen mis párpados, y cómo  mis ojos se niegan a perder de vista la diminuta bola amarilla, que vuela a 200 km por hora de un lado a otro de la pista. El suizo, con sus dejadas exquisitas, me incorpora del sofá como si fuera yo quien tiene que correr para devolver una pelota imposible… que acaba rebotando en un Nadal que irrumpe como un miura. La genialidad de Federer contra la fuerza física y mental del mallorquín. Es un combate apasionante, la mayor rivalidad deportiva de la historia de este deporte. No ha habido una pareja de tenistas que haya estado tanto tiempo en los 2 primeros puestos de la ATP (cinco años), y que hubiera sido mayor de no haber sido por las lesiones del de Manacor. Entre ambos totalizan 26 de los últimos 31 títulos de Grand Slam (16 de Federer, 10 de Nadal), 11 de ellos consecutivos. Van batiendo récords con una normalidad pasmosa, casi pidiendo perdón, porque también son extraordinarios fuera de la pista. Su forma de ganar, el respeto a sus rivales, la admiración mutua que se profesan… Son dos número 1 que se hacen grandes el uno al otro. En nuestra retina quedará para siempre la final de Wimbledon de 2008, la que para muchos es el mejor partido de la historia. Un encuentro marcado por la lluvia, que se alargó hasta 4 horas y 48 minutos, y que se llevó Rafa tras ganar el quinto set por 9 a 7, con las últimas ráfagas de sol sobre el césped de Londres.

Son dos formas distintas de entender el tenis. La precisión suiza de Federer y la casta de Nadal. Y el poder psicológico; la cabeza es la que marca las diferencias en este deporte, y por supuesto la que ha decidido muchos de sus choques. Puede que no exista una fuerza mental mayor que la del español. Por eso gana 17 a 8 en sus 25 duelos oficiales con el de Basilea. Asusta pensar cuántos títulos tendría cada uno si no fuera por el otro. Es un auténtico privilegio que estas dos raquetas hayan coincidido en tiempo.  Nos han regalado unos partidos épicos e irrepetibles.

Anuncios

3 Respuestas a “Dos número 1

  1. El vídeo puede tardar un poco en cargar porque es en HD, pero merece la pena.

  2. ademas son respetuosos, como el deporte del tenis en si, no como djokovic.

  3. lastima que los franceses piten a Nadal, aunque luego le aplaudan a regañadientes reconociendo su grandeza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s