Charlie Sheen hasta la sepultura

Charlie Sheen, por Andrés

Parece que Charlie Sheen volverá a protagonizar una serie. Según TMZ, un sitio web sobre chismes y celebridades, una productora estadounidense estaría escribiendo una nueva sitcom pensada específicamente para el actor norteamericano. Sheen, siempre envueltos en líos que él mismo provoca, parece tener una capacidad de convocatoria sólo equiparable a la que tiene para avivar conflictos.

El actor, de nombre real Carlos Irwin Estévez, fue despedido recientemente de Dos hombres y medio por cargar contra sus jefes durante el parón del rodaje, pospuesto además por el enésimo ingreso del protagonista en una clínica de rehabilitación. En ese momento, la serie era la más vista de EEUU, con unos 15 millones de espectadores, y el diario New York Times la había calificado recientemente como la mejor comedia de televisión de la pasada década. La carrera de Sheen está repleta de momentos artísticos brillantes, que nunca han terminado de consagrarse por su alocado estilo de vida. Alcohol, drogas, prostitutas, juicios, semanas de fiesta sin descanso, denuncias por malos tratos, ataques verbales a Barack Obama, noches en comisaría, exparejas con balazos… su existencia daría para una película. De hecho, su papel de Charlie Harper en la serie de la CBS parece su propia biografía en versión light. Hijo del actor Martin Sheen, el eterno capitán Willard de Apocalypse Now, el joven Charlie era un niño que sacaba buenas notas hasta que a su padre se le ocurrió regalarle un BMW al cumplir 16 años. Entonces pasó del colegio y se convirtió al lado oscuro. Para seguir manteniendo su nivel de vida, Carlitos decidió aprovecharse del nombre de su padre en el cine. Su primer gran papel protagonista le llegó en 1986 con el magnífico film bélico Platoon, de Oliver Stone, con quien repetiría un año más tarde en Wall Street. Sheen se convirtió en el actor más prometedor de su generación, con un talento reconocido y un fuerte magnetismo que todavía conserva. La cámara le adora y el público simpatiza con él, un rebelde sin causa que vive según sus propias normas, y que parece haber firmado un pacto con el príncipe de las tinieblas, pues cuanto más ruidosa es su caída, mayor es el estruendo a su vuelta: se reinventó como actor de comedia tras negársele los papeles dramáticos en su primera gran crisis; sustituyó con éxito a Michael J. Fox en Spin City, y con él en pantalla aumentó la popularidad de la serie; se convirtió en el actor mejor pagado del mundo en Dos hombres y medio (1 millón de dólares por episodio en la 8ª temporada); batió el record de seguidores en Twitter, con 700.000 seguidores en un día…

Está claro que tiene gancho. Hasta quien no comulga con lo que predica Sheen (la mayoría) se sonríe al verlo detenido en las noticias, despotricando contra el presidente de EEUU, o anunciando su vuelta rodeado de los dos rubias de pasarela que le ayudan a sobrepasar la rehabilitación. Charlie Sheen encarna como nadie el papel de un consentido que se niega a crecer, pero tiene algo que nos hace conectar con él al instante, y que le perdonemos sus arrebatos de niño grande. Genio y figura.

Anuncios

6 Respuestas a “Charlie Sheen hasta la sepultura

  1. Gran post, me encanta la vida de este tío, se podría hacer un blog sólo contando todas las mierdas que se publican sobre él, y aún así nos quedaríamos cortos. Yo no creo que el motivo de su rebeldía fuera el bmw… NASIÓ PA´SER REBELDE!

  2. Como se llama la nueva serie de Charlie Sheen???

    -2 hombres y medio………… kilo! XDXDXD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s