Black Sabbath y 11 motivos por los que reunirse

Black Sabbath, por Andrés

La semana pasada se anunció de forma oficial la reunión de la formación clásica de Black Sabbath. Ozzy Osbourne, Tony Iommi, Geezer Butler y Bill Ward, tras meses de rumores, confirmaciones y desmentidos, confirmaron lo que ya era un secreto a voces. Se esperaron a las 11:11 del 11 del 11 de 2011. Y como el mundo no reventó, con el regreso de la formación clásica de heavy metal, para muchos padres del género (la prueba de ADN no es capaz de confirmar si fueron ellos o Led Zeppelin), ya tenemos dos motivos para ser felices. Y como va de onces, el asunto, aquí van 11 motivos por los que una banda puede volver a juntarse.

1. Dinero. Poderoso caballero… Hay que tenerlo claro: sin incentivo económico estas cosas no ocurrirían. La reunión de los mismos Black Sabbath  originales les va a generar 150 millones de euros de beneficio, según la página web de The People. Puede no ser el único motivo, pero es indispensable.

2. Fracasos por separado. Muchos grupos no superan la marcha de un miembro, o no mantienen el éxito cosechado hasta entonces. También es raro que el que se fuga o es apartado supere a su banda madre. Rob Halford volvió a cantar en Judas Priest, tras 9 años de grandes fracasos comerciales. El grupo inglés recibió con los brazos abiertos al Metal God, pues su sutituto no fue capaz de hacerlo olvidar.

3. Se retoma la amistad. ¿Cuántos grupos funcionan como una empresa, con miembros que no se hablan entre ellos? Muchísimos. Pero todos empezaron con cuatro colegas tocando en un garaje. Tommy Lee reconocía que Vince Neil, su compañero en Mötley Crüe, era su hermano, y que a veces los hermanos se pelean. Tarde o temprano, la mayoría terminan por hacer las paces, aunque sólo sea por unos minutos.

4. ¿Y, por qué no lo intentamos de nuevo? El regreso de los suecos Europe y su archiconocido The Final Countdown es uno de los regresos más bonitos que se han vivido en el rock. Con nada que perder, unos reinventados Europe volvieron a salir a la carretera para seguir escribiendo su historia, grabando buenos (incluso mejores) discos, y con una ilusión envidiable. Hay cimas que ya no volverán a alcanzar, pero suenan frescos, con ganas, y se creen lo que hacen.

5. Orgullo profesional. Los regresos de grupos clásicos tienen demanda. La gira de reunión de Héroes del Silencio fua algo sin precendentes en la historia del rock en español. 450.000 afortunados vieron su regreso en 10 macroconciertos. Por mucho que le satisfaga a Juan Valdivia tocar en pequeños clubes, no tiene parangón.

6. Recuperar la chispa. No existe ejemplo más claro que Iron Maiden. Pocos podían imaginar lo que iba a suponer el regreso en 1999 de Bruce Dickinson y Adrian Smith a la banda inglesa. La Doncella vive una segunda juventud, publicando discos de altísima calidad y ofreciendo unos directos inmejorables. En esta nueva época dorada, Iron Maiden se han convertido en inalcanzables para cualquier banda de heavy metal… y casi cualquier estilo.

7. Aniversarios. Que un disco mítico cumpla una cifra de años redonda es un buen motivo para volver a presentarlo. Acabara bien el grupo, o no. Kiss llevan así desde los 90. Aunque en este caso, se agradece: otro disco como Sonic Boom (2009), y se quedan solos.

8. Cerrar el círculo. Esta misma vuelta de Black Sabbath parece ser el broche final idóneo para los de Birmingham. Acabar los que empezaron. Roger Waters también dejó caer una posible reunión de Pink Floyd, cuando acabe su re-presentación de The Wall (1979), a modo de despedida definitiva. Y ojo con Leño. Tras años rechazando ofertas millonarias de reunión, no sería descartable una gira cuando Rosendo, el único ligado a la música, vea cerca su final (profesional) y se quiera asegurar la jubilación.

9. Impulsar la carrera de un miembro. Alejo Estivel se dedicó a la producción cuando Tequila rompieron la baraja, en 1981. Nunca volvió a grabar un disco. La banda hispano-argentina se juntó en 2008, con mucho éxito. Su cantante debutó en solitario este año, al poco de finalizar la reunión con Ariel Rot & Cía.

10. No hay nada mejor en el mercado. Este blog se estrenó con un post sobre este tema (Sin heredero en el reino). Las reuniones de clásicos generan más demanda que los grupos actuales. Algo falla.

11. Los fans. Siempre se da como principal motivo, y siempre se pone en duda. Pero lo cierto es que sin ellos no habría reuniones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s